Skip to content
QUE

Niños desaparecidos

En el otoño de 2019, varios niños desaparecen de Winden. Los postes de luz están cubiertos con carteles de personas desaparecidas. Las investigaciones policiales no llevan a ninguna parte. La gente está comprensiblemente molesta.

Erik Obendorf fue visto por última vez el 22 de octubre. Mikkel Nielsen, el hijo menor del policía Ulrich Nielsen, desapareció el 4 de noviembre. Apenas tres días después, un niño sordo, Yasin Friese, es reportado desaparecido. Winden todavía recuerda a Mads Nielsen, el chico que desapareció en 1986.

Cuerpos en el bosque

El día que Mikkel desaparece, la policía encuentra el cuerpo de un niño en el bosque, pero no es ninguno de los niños desaparecidos. Tiene los ojos quemados, lleva una moneda de 1986 alrededor del cuello y lleva un viejo walkman. Cerca, la abuela de Mikkel, Jana Nielsen, encuentra el envoltorio de una barra de chocolate Raider.

Ulrich Nielsen descubre la verdad. El cadáver tiene una cicatriz en la barbilla exactamente igual que la de su hermano desaparecido hace 33 años. El niño es Mads Nielsen, pero no ha envejecido en absoluto ni su cuerpo se ha deteriorado. Antes de que Ulrich pueda decirle la verdad a alguien, desaparece.

El destino de los niños

Erik y Yasin fueron secuestrados. Helge Doppler y Noah los llevaron al año 1986 y los encerraron en el búnker para usarlos en pruebas del prototipo de la máquina del tiempo. Hicieron lo mismo con Mads Nielsen.

Los experimentos fracasan. Los niños viajan a través del tiempo, pero mueren en el proceso y sus cuerpos quedan con los ojos quemados y los tímpanos reventados. Mads termina en 2019, mientras que Yasin y Erik son encontrados en 1953 en el sitio de construcción de la planta nuclear. Los policías Daniel Kahnwald y Egon Tiedemann están desconcertados por su inusual vestimenta.

Mikkel Nielsen no fue secuestrado. Viajó a 1986 y no pudo encontrar el camino de regreso. Se supone que es un niño sin familia, es adoptado por la enfermera Ines Kahnwald y comienza una nueva vida como Michael Kahnwald.