Skip to content
QUIÉN

Aleksander Tiedemann

Aleksander Tiedemann es el director de la central nuclear, lo que lo convierte en uno de los hombres más poderosos de Winden. Parece serio y confiado, pero tiene secretos que ocultar. Está cuidando a su esposa Regina, especialmente después de descubrir que tiene cáncer. Juntos tienen un hijo, Bartosz.

Llegada a Winden

En noviembre de 1986, un joven con una herida de bala corre por el bosque cerca de Winden cuando ve a Katharina y Ulrich Nielsen amenazando a Regina Tiedemann. El hombre saca un arma y ahuyenta a los atacantes. Regina está agradecida y atiende su herida. Pronto se convierten en pareja.

Doble identidad

El joven espera comenzar una nueva vida en Winden. Tiene dos pasaportes: uno con el nombre Aleksander Köhler y el otro con Boris Niewald. Entierra a este último con el arma en el bosque, pero Hannah Kahnwald lo ve y coge la bolsa con los objetos comprometidos.

Espera hasta 2019 y luego lo chantajea. Ella exige que el hombre, que ahora se llama Aleksander Tiedemann, use su poder en Winden para destruir la vida de Ulrich Nielsen.

Aleksander y los barriles amarillos

Cuando Aleksander llega a Winden, va directamente a la central nuclear y pide trabajo. Se presenta a la directora Claudia Tiedemann como amiga de su hija. Ella lo contrata para llevar a cabo un trabajo confidencial: debe sellar la cueva debajo de la planta de energía donde se almacenan los barriles amarillos de desechos atómicos.

Treinta y tres años después, Aleksander es el director de la planta y está decidido a mantener en secreto la existencia de los barriles amarillos, incluso de las investigaciones de Ulrich Nielsen y Charlotte Doppler. Aleksander es puesto al día de las investigaciones policiales por su contacto Wöller. Cuando la policía amenaza con registrar el lugar de la central eléctrica, carga los barriles amarillos en un camión y los deja en una parada de camiones.

Spoiler alert
Spoiler

Temporada 2 : Episodio 7

Nueva investigación

Cuando el investigador especial Clausen se une a los casos de personas desaparecidas en Winden, parece que se centra en Aleksander Tiedemann. Clausen quiere saber, entre otras cosas, por qué el hombre tomó el apellido de su esposa Regina cuando se casaron. Cuando vuelve a visitar la central eléctrica, Clausen trae consigo información de la oficina de registro de Marburgo. El investigador determina que Aleksander es varios centímetros más alto que la altura indicada en los registros de la década de 1980. Clausen lo arresta bajo sospecha de fraude de identidad.

Durante el interrogatorio en la comisaría, Clausen revela sus verdaderos motivos: Su apellido era Köhler y su hermano Aleksander desapareció en 1986. Clausen recibió una carta anónima hace unos meses prometiendo que encontraría respuestas al caso de su hermano desaparecido en Winden. Él pone a Aleksander bajo custodia.